Construção: insignificancia maquinada

Nacido el 19 de junio de 1944 en Rio de Janeiro, Francisco Buarque de Hollanda, o mejor conocido como Chico Buarque, es uno de los poetas, dramaturgos y cantautores más representativos en lengua portuguesa de su época. En 1969 se autoexilia en Italia, debido a las amenazas recibidas por parte del régimen militar brasileño.  A su vuelta a Brasil, saca a la luz una de sus composiciones poético-musicales más célebres: Construção.

Dicha composición forma parte y da nombre a un disco,  grabado entre los períodos de exilio en Italia y su regreso a Brasil y lanzado en 1971.Al ser lanzado en los peores años del régimen militar, premia a Chico Buarque con censuras y posteriores persecuciones políticas, pues el disco está cargado con duras críticas al régimen. Con versos 40 versos dodecasílabos, repartidos en tres estrofas, Construção es considerada una de las máximas representantes del movimiento Música Popular Brasileña, consistente en protestas contra el régimen militar y en un acercamiento de la cultura a las grandes masas.

Construção narra  através de una letra bella y de sencillez engañosa,un día, el último, de un obrero de construcción cualquiera, desde el momento que sale de su casa en dirección a la construcción, hasta el momento que muere ejerciendo su oficio, haciendo énfasis en lo insignificante que resulta su muerte. Recurre a un narrador omnisciente, a una historia lineal. Hasta este punto, muy simplón. (Y trillado.)

Lo verdaderamente emocionante del poema-canción es que es repetitiva, modificando el ángulo de perspectiva a cada repetición y haciendo constantes comparaciones. La primera versión de la historia llega hasta el verso 17, la segunda hasta el 34, y la tercera hasta el 40. Tal efecto de perspectivismo se logra permutando, a partir de la segunda versión, las últimas palabras de cada verso. Así, por ejemplo, entendemos que el obrero “amó aquella vez como si fuese la última/ el último/ máquina”

La composición es una fuerte crítica a la condición alienada del obrero que lo reduce a una fuerza bruta, mecánica, lógica, sólida, que es tan mal remunerada como sea posible, que  carece de importancia más allá de ejecutar su trabajo. E incluso, su muerte no resuena más que “entorpecer al tráfico/ al público/ al sábado.”

Sigue leyendo

Para mi siempre fueron un niño y un pez

Julio Cortázar (26 de agosto de 1914 – 12 de febrero de 1984) fue un escritor, intelectual y traductor de nacionalidad argentina. En 1981 decide irse a vivir a Francia y tomar nacionalidad Francesa, como forma de demostrar su desaprobación y protesta al gobierno militar argentino, sin embargo al volver la democracia en 1983 decide volver a Argentina, para después regresar a Paris donde pasaría sus últimos momentos.

En su obra, él es considerado un escritor que represento un punto innovador y original en su tiempo y sus obras son situadas entre la realidad y lo fantástico, lo que hace que se clasifique como representante del realismo mágico. Es un escritor marcado por un gran legado y que dejo su huella en la literatura latinoamericana.

El cuento “Axolotl” es parte del libro “Final del Juego” publicado en 1956.

“Axolotl”, tiene como protagonista y narrador principal a un hombre que visita a diario el acuario que se encuentra en el Jardín des Plantes, y conforme sucede la historia narra acerca de su fascinación con los peces axolotl, los cuales llaman su peculiar atención, él pasa sus días observándolos por horas con el rostro pegado al vidrio del acuario, mientras admira lo tremendamente humanos que le parecen dichos peces. Mientras transcurre la historia y el narrador desea saber el secreto que esconden dichos peces, la perspectiva del narrador se va distorsionando, hasta que termina con el narrador “volviéndose el mismo un axolotl” y narrando desde la perspectiva de uno de ellos.

Este cuento lo leí, cuando tenía más o menos 13 años, y vivía fascinada por los cuentos de Cortázar, los cuales me parecían peculiares y cuyas interpretaciones llenaban mi puberal mente, recuerdo que solía, y hasta hoy en día pienso, que el protagonista de este cuento era un niño, siempre lo pensé como un niño, solitario y curioso. Esa al menos era mi interpretación, pues, todo empieza con esa peculiaridad que llama el sentido de la curiosidad de cualquiera, es el niño y el pez, fascinado por saber más, aunque admite no haber buscado más que datos simples, y luego su información deriva de la observación diaria de dichos animales, que para él son muy parecidos a los humanos, incluso ve indicios de secretos y de un alma en los ojos de los peces, entonces, el punto donde el narrador se vuelve un axolotl (probablemente debido a su ensimismamiento), es una duda existencial, de descubrir el sentido de sí mismo en algo más, ¿pero que es más propenso a cuestionar algo que un niño curioso?, viendo su propia existencia en un primitivo y fascinante animal, el cual es casi humano.

Sara Echeverría, 2014.